03/03/2010 | 23:20:39
Calle de Hang Thiec

Calle de Hang Thiec

Hang Thiec es una calle artesanal de hojalateros que ha existido por mucho tiempo en el barrio antiguo de Hanoi. En el pasado constituía la aldea de Yen Noi, comuna de Tien Tuc, distrito de Tho Xuong (actual barrio de Hang Gai, distrito de Hoan Kiem, Hanoi). La mayoría de las casas de esta calle son antiguas y tienen pequeñas buhardillas que hacen que las viviendas parezcan “cajas de fósforos imbricadas”.

La calle de Hang Thiec mide 136m de largo, se extiende desde la calle de Thuoc Bac hasta la calle de Hang Non. Es el sitio donde los hojalateros confeccionan diferentes artículos, como lámparas de aceite, candeleros, quemadores de incienso, teteras, bandejas para juegos de té, y puntas de sombreros cónicos. Tras un período de desarrollo, la artesanía también produce otros objetos de hojalata, por lo cual la calle fue llamada Rue des Ferblanties por los franceses.

A lo largo de los años, la calle de Hang Thiec se ha mantenido prácticamente inalterada, con el oficio de confección de productos de estaño y fabricando varios tipos de utensilios para el uso diario. En ocasión del festival del Medio Otoño, la calle se torna más animada porque los artesanos utilizan pedazos de estaño para hacer juguetes para niños, como coches, trenes, barcos, aviones, faroles en forma de melocotón con una hada en el interior, faroles en forma de mariposa y un conejo tocando un tambor.

Visitamos la familia de Nguyen Phu Dinh, una de las que todavía siguen el oficio tradicional de sus ancestros, en la calle de Hang Thiec. Sus dos hijos han heredado las habilidades de su padre y se han convertido en artesanos con manos de oro. Dinh expresó que el pago por la confección de productos de hojalata es bajo, pues las personas que abren tiendas en esta calle solo se dedican al comercio. Solamente reciben pedidos y los tienen cubiertos por los hojalateros de las zonas rurales.

Cuando se desarrollaron los utensilios plásticos, Dinh y otros artesanos de la calle de Hang Thiec se sintieron preocupados de que la artesanía se perdiera. A través de muchos altibajos, ahora hay demanda de productos de hojalata en el mercado. Vimos numerosos baldes, cubos, palanganas, cuencos y fregaderos hechos de acero corrugado amontonados en la tienda y nos dijeron que estos artículos serían suministrados a diferentes ciudades y provincias de todo el país.

En el libro “Calles antiguas de Hanoi”, la escritora estadounidense Lady Borton describió así la calle de Hang Thiec: “…Los sonidos de los martillos golpeando sobre el metal resuenan desde la mañana hasta tarde en la noche. Los artesanos vietnamitas han preservado su oficio tradicional hasta hoy…”

Actualmente, al llegar a la calle de Hang Thiec apreciamos claramente que las necesidades esenciales y los útiles artículos caseros tienen un favorable impacto en la preservación y desarrollo de la antigua artesanía tradicional. Aunque el número de personas que practican el oficio de sus ancestros ha sido menor cada día, ha ayudado a mantener la vitalidad de las calles artesanales en Hanoi y a preservar sus viejos rasgos culturales, creando las características típicas propias del Thang Long milenario.

Fuente: vietnampictorial.com

 

Imprimir Favoritos