17/12/2009 | 17:10:00
Hang Buom, otro sello del casco histórico capitalino

Hang Buom, otro sello del casco histórico capitalino

Ubicada en el casco antiguo de Hanoi, Hang Buom (Calle de las Velas) es una de las calles más concurridas de esta capital vietnamita donde se puede percibir, de forma palpante, el ambiente de los tiempos remotos.

Tan milenaria como la misma ciudad, esta calle forma parte del conjunto de las sendas que cortan el eje horizontal de las comerciales de Hang Dao, Hang Ngang, Hang Duong, Hang Giay y Hang Than.

A finales del siglo XIX y principios del XX, era una colonia de comerciantes inmigrados desde China. Esta comunidad dejó rasgos imborrables en los restaurantes típicos, arraigados no solo en Hang Buom sino también en los callejones vecinos como Hang Giay, Ta Hien y Ma May.

Establecidos al inicio en la calle de Viet Dong (Hang Ngang de hoy), los chinos se expandieron luego a otras sendas como Hang Bo, Phuc Kien (Lan Ong) y más tarde a Hang Buom. Y debido a sus ventajas para el intercambio mercantil, esta plaza se convirtió poco a poco en una próspera colonia china. Sus integrantes, en su mayoría oriundos de Guangdong, consolidaron la posición y llegaron a instalar una feria que llevaba el nombre de su provincia de origen, transformada hoy día en un centro escolar.

Durante la dominación francesa, esta calle de apenas 300 metros de largo se denominó “Rue des Voiles” y después de la retira de los colonialistas en 1954, recuperó su nombre de “Hang Buom”.

Originalmente, los productos principales del área eran sacos, bolsos y esteras de mimbre y junco. No obstante, tales rubros desaparecieron paulatinamente al paso de las inmigraciones y evacuación de los nativos; mientras la gastronomía iba conquistando el terreno.

En los primeros días de la resistencia nacional contra los colonialistas galos (1946-1954), Hang Buom era el centro de la primera interzona capitalina, cuyo comité revolucionario autorizó a los chinos abrir libremente sus negocios, por lo cual era el único lugar en Ha Noi donde los servicios se mantuvieron como en tiempo de la paz.

El negocio proseguía y se diversificaba conforme a las demandas municipales. Hoy en día, esta calle se dedica a la venta de caramelos, alimentos envasados, cervezas, vinos y refrescos así como al comercio de carnes asadas al estilo clásico, con mucha influencia china.

Hang Buom cuenta con famosos patrimonios históricos y culturales, entre los cuales figuran el templo Bach Ma (Caballo Blanco), la Feria de Guangdong y la casa comunal de Tu Duong. Esta última se conocía como la casa comunal de Hang Thit (Negocio de Carne), construida por los comerciantes procedentes de Kim Nguu, de la provincia vecina de Hung Yen.

Radicado en el número 76 y clasificado Patrimonio Histórico de la capital, Bach Ma se levantó en el siglo IX para rendir culto a un genio mitológico (Caballo Blanco) y constituyó uno de los cuatro soportes de Thang Long (nombre inicial de Ha Noi). Es el conjunto de construcciones amplias de cara al Sudeste e integrado por Nghi mon (Fleco), Phuong dinh (Sala frontal), Tien te (Antesala de ceremonia), Trung te (Sala central de ceremonia) y Hau cung (Templo interior).

Anteriormente, al lado del templo Bach Ma había un homónimo mercado que era, bajo la dinastía Le, una plaza comercial muy animada y típica de Thang Long. Más tarde el mercado se trasladó a otro lugar para transformarse en Dong Xuan actual.

La única estructura típica de la cultura china sobreviviente hasta el momento en Hang Buom es la antigua feria de Guangdong, convertida hoy día en el centro preescolar Tuoi Tho (Edad de Oro), del distrito Hoan Kiem. La mansión dispone de un techo frontal cubierto de tejas con esmalte verde y estatuas cerámicas de personajes fabulosos chinos o animales sagrados, entre otros rasgos característicos de las casas comunitarias chinas.

Hang Buom constituye un testimonio del proceso de transformaciones y desarrollo de esta capital que cumplirá, en 2010, su primer Milenio. Es un digno sitio para visitar, realizar compras y comprobar la fuerza de los negocios, siempre dinámicos incluso en otrora tiempos confusos./.

Imprimir Favoritos