03/03/2010 | 10:55:06
Santuario My Son

Santuario My Son

Las reliquias de la civilización Cham reunidas en el santuario My Son, en la provincia vietnamita de Quang Nam, son comparables con los famosos complejos de Templos de Angkor Vat (Cambodia), Pagan (Mianmar) y Borobudua (Indonesia).

En la vigésima tercera reunión celebrada en la ciudad de Marraskesh, Marruecos, la UNESCO otorgo el titulo "Patrimonio cultural de la humanidad" a My Son y el barrio antiguo de Hoi An, ubicado también en la misma localidad central de este país indochino.

Con 71 templos construidos durante cerca de nueve siglos y 31 estelas recién descubiertas, My Son merece ser la imagen diminuta de las famosas culturas y artes Cham. Pese a la carencia de una historia oficial, el reino de Champa ha sido reconocido gracias al minucioso estudio sobre los estados colindantes y las lapidas originales.

A finales del siglo II de nuestra era, los Cham fundaron su estado independiente nombrado Lam Ap en la region central de Vietnam y 200 años después, el rey Bhadravarma I (fundador de la capital imperial de Tra Kieu) escogió My Son- un valle a 70 kilómetros de Da Nang- para construir el templo dedicado al santo Silva, el Creador. El lugar se ubica entre montanas empinadas, por lo que cumplía los requisitos de solemnidad, según conceptos indios, y de defensa.

 

El primer templo fue levantado con madera y dedicaba al santo Bhadresvara, una combinación de los nombres de Silva y del emperador Bhadravarma. El altar principal lo constituye un juego del sexo masculino llamado Linga que representa la fertilidad y unión de poderes imperial y sagrado, el más antiguo de su estilo en el Sudeste de Asia.

Dos siglos mas tarde, el templo quedo desafortunadamente destruido. El entonces rey Sambhuvarman mandó a reconstruirlo con ladrillos cocidos y añadió su nombre al de Bhadresvara, por lo que el monumento fue denominado Sambhubhadravesvara.

A partir de aquel momento, cada rey que llegaba al trono solía acudir a My Son para efectuar ceremonias rituales, rendir tributos a los santos y antecesores, remozar y construir nuevos templos. My Son se convertía poco a poco en un santuario del reino Cham y precisamente por esa razón, el sitio refleja hoy día nueve siglos de existencia y desarrollo de la cultura Cham .

Con el cursar del tiempo, My Son sufría los mismos altibajos de su reino, pese a la constante restauración por parte de los reyes como en el caso de Indravarman IV quien utilizó hasta mil 470 kilogramos de oro y plata para laminar los templos.

A finales del siglo XV, Champa dejo de existir como un estado independiente y My Son cayo también en un olvido que dura hasta los últimos años del siglo XIX cuando los franceses detectaron este santuario, casi tragado por frondosos bosques. Pese a graves danos del tiempo y las guerras, My Son reapareció con imponentes templos y torres. Expertos del Instituto galo de Estudios Orientales (IEO) dividieron estos monumentos en grupos A,B,C,D... para facilitar labores de investigación.

Durante las primeras cuatro décadas del siglo XX, la tierra santa de los Cham atrajo especial atención de los estudiosos franceses. A parte de varias restauraciones, el IEO recopilo numerosos objetos de valor para exhibirlos en los museos de Cham en Da Nang y Saigon (hoy Ciudad Ho Chi Minh).

Desde 1945, las guerras ejercieron fuertes impactos sobre este conjunto arquitectónico. La mayor calamidad sucedió cuando aviones de bombardeo estratégico B52, de Estados Unidos, sembraron bombas en tapiz para derribar completos templos y torres principales, incluido el Sambhubhadravesvara de 24 metros de altura.

Hoy día, en My Son quedan solo 30 templos con murallas de más de un metro de altura, al lado de cráteres y escombros. El sitio de templos y torres My Son pertenece a reliquias arquitectónico- arqueológicas. Los investigadores se apoyaron en la estructura básica de la arquitectura Cham, de arcatura decorativa y pilastras, para reconstruir su cultura. De las siete tendencias artísticas ya identificadas figuran las denominadas My Son E1 (siglo VIII) y My Son A1 (siglo X) que eran periodos del auge Cham.

Tras la reunificación del país en 1975, el gobierno vietnamita clasifico My Son como patrimonio nacional y dedico considerables recursos para su restauración. No obstante, por haber sufrido crueles destrucciones humanas y naturales, My Son merece ser mejor atendido y asistido para erguirse orgullosamente como un Patrimonio cultural del mundo.

Imprimir Favoritos